De la idea a la práctica

Cuando todo está tranquilo nos gusta alborotarlo